viernes, 27 de abril de 2007

Manuel Tabens, médico en Kenema.


Manuel Tabens es un médico español de 45 años, entregado a labores humanitarias en el hospital de Kenema (Sierra Leona). Está sentimentalmente unido a una enfermera de Cabo Verde llamada Ngema. Tiene buena presencia y buen carácter, aunque denota estar de vuelta de las cosas. Como responsable del hospital que la ONG a la que pertenece tiene instalado en Kenema, es capaz de evaluar la acción fraudulenta en la que se ve inmerso y extraer un beneficio para la colectividad, sin entrar en otro tipo de consideraciones morales.Su sueño es llegar a construir un hospital en Sal (Cabo Verde) y trabajar allí, junto a Ngema. Dollar le ha prometido los fondos necesarios para llevar a cabo esa construcción a cambio de determinada colaboración.
Manuel Tabens está en un país extranjero y se encuentra desbordado por el trabajo, a consecuencia de lo cual su círculo de amistades es prácticamente inexistente. Los pocos momentos de tranquilidad los dedica a la lectura y a su amada Ngema. Tiene fobia a los sacerdotes de cualquier religión.
Su padre, Marcial Tabens, fue abogado y embajador de España ante el Estado Vaticano. Una vez jubilado, se quedó a vivir en Roma. Su difunta madre, Agustina Velarde, era licenciada en derecho y funcionaria del Ministerio de Asuntos Exteriores cuando murió accidentalmente durante un safari en Kenia. Fue un matrimonio formalmente correcto y ejemplar en todo, incluso en el ideario postnacional neocatólico, que excluye contemplar siquiera la posibilidad de cualquier desastre en la praxis diaria. De hecho, los dos mayores dramas familiares, sin contar la posterior muerte de Agustina, ocurrieron cuando, primero, Manuel Tabens fue sorprendido, a los dieciséis años, compartiendo un porro con la sirvienta y en la cama de ésta; segundo, cuando su hermana Agustinita, dos años menor que él, fue sorprendida de la misma guisa con la misma sirvienta y en la misma cama. Actualmente Agustinita es profesora de lengua española en un colegio del Opus Dei en Roma.Manuel Tabens tuvo una infancia anodina en la que hizo acopio de todas las enfermedades conocidas: rubeola, sarampión, tos ferina. Sumó muchas horas de convalecencia, disfrutando de los mejores comics del momento. Aún adolescente, puso en marcha un programa de radio que pretendía ser solidario con el tercer mundo. La emisora fue cerrada debido a las presiones ejercidas por su padre. Recien licenciado en medicina, hace un viaje organizado a Etiopía. Sus compañeros regresan con un montón de fotos, pero él permanece en Adís Abeba tres meses más y cuando vuelve lo hace para especializarse en la lucha anti SIDA. Pasa a formar parte de una ONG y se establece en Kenema. Resumiendo: Manuel Tabens cree que el retraso impuesto por sus padres al desarrollo de la civilización, con su negativa acción en Roma, debe corregirlo él con su acción positiva en África. Viaja a Kailahun para atender al único convento católico de la región, el de las Monjas del Santo Cielo.
Ahí empieza la película... Manuel Tabens tiene un arco de transformación muy sutil pero visible. Se inicia manifestando su aplomo y entereza mientras actúa en una zona desestabilizada de Kailahun y termina con la evidencia de su incertidumbre en una ciudad supuestamente civilizada del primer mundo como es Ciudad.

CUADRO RELACIONAL DE MANUEL TABENS:
Albino. Sólo cuando regresa a Ciudad con la Virgen Negra, establece relación con Albino, si bien tal relación viene a ser fundamental en la solución de la trama.
Copi. La relación se insinúa al final y trasciende la historia.
María Luisa Clermont. Sin relación.
Padre Miguel. Sin relación.
Dollar. Focaliza con Dollar la atención sobre el Mac Gufin de la película. Forma parte del descubrimiento y también forma parte de su consecución.
Morgan. Relación coyuntural.
Pompeyo. Relación coyuntural.
La Virgen Negra. Recae en él el privilegio de ser el conductor, el que hará posible un final.
La Virgen Blanca. Sin relación.
Don Limpio. Sólo al final tiene un contacto circunstancial con Don Limpio, muy breve.
Triple Eme. Sin relación.

No hay comentarios: